Saltar para: Post [1], Comentar [2], Pesquisa e Arquivos [3]

Enfarpeladasocumveu

Enfarpeladasocumveu

Una infancia marcada por circunstancias estresantes o traumáticas podría producir cambios en la genética cerebral.

El estrés grave que se sufre a una edad temprana puede causar cambios a largo plazo en los patrones de expresión genética en el cerebro de ratones, según un estudio del Instituto Max Planck de Psiquiatría en Munich (Alemania) que se publica en la revista 'Nature Neuroscience'.

Estudios previos han mostrado que los niños que crecen bajo circunstancias estresantes o traumáticas portan un elevado riesgo de desarrollar depresión más tarde durante su vida. Para analizar las causas neurobiológicas que podrían subyacer a este hecho, los investigadores estudiaron crías de ratón que fueron repetidamente separadas de sus madres durante los primeros diez días de vida.

Según señalan los autores, dirigidos por Dietmar Spengler, esta separación estresante causó una pérdida específica de los mecanismos de supresión en el gen que codifica la hormona AVP asociada al estrés, lo que a su vez condujo a elevados niveles de esta hormona.

Un año después de la fase estresante en la vida de las crías de ratón, los científicos continuaron descubriendo el la modificación genética aberrante, el incremento de AVP, y la aparición de reacciones fisiológicas exacerbadas ante otras situaciones estresantes.

Los investigadores concluyen que las conductas de larga duración y algunas veces las consecuencias psiquiátricas del estrés en el inicio de la vida podría deberse en parte a cambios persistentes en la regulación genética en el cerebro.
 

Nature Neuroscience 12, 1559 - 1566 (2009)
Published online: 8 November 2009 | doi:10.1038/nn.2436

TEXTO COMPLETO EN INGLÉS

Comentar:

Mais

Se preenchido, o e-mail é usado apenas para notificação de respostas.