Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

Enfarpeladasocumveu

Enfarpeladasocumveu

ALGUNOS ASPECTOS PSICODINÁMICOS DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

En principio sin embargo la angustia tiene también una función adaptativa* como es provocar la formación de mecanismos de defensa que interfieran y frenen la impulsividad instintiva y con ello el peligro de que el Yo se vea inundado y sobrepasado por dichos impulsos o por sentimientos desagradables como la culpa, vergüenza, etc. (angustia señal). Con otras palabras, la angustia o ansiedad es al plano psíquico lo que el dolor es al plano corporal: una señal de aviso de que algo va mal. La angustia se podría definir como “un temor a algo desconocido” o sea inconsciente. Si el motivo de ese temor es conocido no se llama angustia, sino miedo. La ansiedad y la angustia son casi lo mismo aunque con matices distintos. En otros idiomas no se diferencia entre angustia y ansiedad. Para nosotros la angustia es un sentimiento que casi siempre es patológico en cuyo caso tiene un gran anclaje corporal, es decir, se vive como muy corporalizado (al igual que el dolor) y que nos paraliza y nos deja quietos, como protegiéndonos de un supuesto infarto de corazón o algo por el estilo; lo vivimos como una reacción de “sobrecogimiento”. Algunos animales quedan como paralizados cuando se asustan o sienten un peligro otros tienden a sobresaltarse y echan a correr o luchan; en estos casos la reacción es de “sobresalto”. Las personas podemos reaccionar de las dos maneras según la persona o la situación. Decíamos que la persona angustiada tiende a reaccionar con sobrecogimiento, queda como paralizada y parece protegerse el pecho encogiéndose. La ansiedad parece mas bien un sentimiento unido al sobresalto: se respira jadeando o suspirando y la persona con ansiedad tiende a moverse, a hacer aspavientos; es el clásico padre que espera que su mujer termine el parto en el paritorio y pasea por el pasillo del hospital como un león enjaulado o el estudiante que espera entrar en el examen. Pero en los trastornos psiquiátricos, no siempre es fácil diferenciar la angustia de la ansiedad por lo que muchos psiquiatras no creen necesario distinguirla.

 

 

Vol. 7, núm. 3 – Agosto 2008

Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE

Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

 

LER MAIS 

Luis Yllá Segura Catedrático jubilado de Psiquiatría de la Facultad de Medicina

de la Universidad del País Vasco/EHU