Saltar para: Post [1], Comentar [2], Pesquisa e Arquivos [3]

Enfarpeladasocumveu

Enfarpeladasocumveu

Los adolescentes que viven con violencia verbal tienen más riesgo de enfermedad mental.

La exposición a gritos e insultos entre miembros de una familia tiene efectos en la vida adulta. Estas consecuencias negativas incluyen problemas de salud mental, concretamente depresión y abuso de alcohol y sustancias. Además, los adolescentes sometidos a este tipo de agresiones están más descontentos con sus vidas y sufren, incluso, más desempleo". Así lo señalan científicos de la Escuela Simmons de Trabajo dirigidos por Helen Reinherz.

Reinherz y su equipo iniciaron en 1997 la investigación 'Simmons Longitudinal Study' en la que se recopilaron los datos de 1.977 personas de esa comunidad a través de varios informantes (padres, profesores...) en edades muy concretas; 5, 6, 9, 15 18, 21, 26 y a los 30 años. De todos estos participantes, escogieron a 346 para realizar un nuevo trabajo. Los autores indagaron sobre la existencia de violencia verbal en sus hogares cuando tenían 15 años y sobre la violencia física, también en casa, a los 18 años.

Analizaron si ambos tipos de agresiones tienen repercusiones en la funcionalidad de los adolescentes cuando alcanzan la edad adulta. Entendiendo por ella, la existencia de salud mental (existencia o no de enfermedades psiquiátricas o problemas de comportamiento), el estado psicológico (autoestima, satisfacción personal en el trabajo u otras actividades), puesto laboral, salud física, e historia familiar (divorcio, separación...).

Como primer dato destaca el número de chicos y chicas que reconoció la prevalencia de conflictos verbales (un 55%) en sus casas a los 15 años, frente a los que vivieron violencia física (un 12%) a los 18.

VER MAIS

 

FUENTE: J.AM.ACAD.CHILD ADOLESC.PSYCHIATRY. 2009 MAR;48(3):290-298.

Comentar:

Mais

Se preenchido, o e-mail é usado apenas para notificação de respostas.